Ética

Transparente y brillante


Hay valores que no tienen precio. Y son los más importantes porque constituyen el verdadero patrimonio de una empresa. Valores que no se compran ni se venden: se poseen, porque nos han sido transmitidos y nosotros los transmitiremos a las próximas generaciones. Valores que hablan de respeto, de atención, de un mundo que es necesario proteger y, de ser posible, mejorar con el esfuerzo de cada uno de nosotros.

Las piedras preciosas de Mirco Visconti, lejos de proceder de zonas de conflicto y atentar contra la dignidad de las personas que las extraen, proporcionan una fuente de trabajo legal para millones de personas. Es mucho más que una garantía: es una decisión bien concreta, una ética corporativa irrenunciable, una filosofía de vida. Mirco Visconti adquiere sus piedras exclusivamente a proveedores que adhieren al Kimberley Process Certification Scheme, un acuerdo estipulado entre la ONU, los gobiernos de varios países, el sector del diamante y organizaciones no gubernamentales –como Global Witness, Amnesty International y Partnership Africa Canada– para garantizar la total transparencia y legalidad de la procedencia y el uso de los diamantes.

Un riguroso Sistema de Garantías asegura que las piedras no guardan relación alguna con ningún conflicto armado, certifica el recorrido que han efectuado y exige el cumplimiento total de la diligencia debida por parte de todos los productores y comerciantes. Para Mirco Visconti las joyas, además de ser preciosas, deben ser ante todo éticamente correctas.

Al igual que debe ser éticamente correcta la relación que mantenemos con el medio ambiente en todas y cada una de las fases de elaboración de la joya. De hecho, la nueva ala de la sede de Mirco Visconti en Valenza ha sido proyectada de plena conformidad con el protocolo Itaca (Instituto para la innovación y la transparencia de los concursos y la compatibilidad medioambiental), y se ha realizado empleando innovadoras técnicas para el ahorro energético, por lo que cuenta con la certificación de clase A: celdas fotovoltaicas para la producción de electricidad, bomba de calor para la calefacción y el acondicionamiento de los ambientes, paneles solares para calentar el agua, iluminación integral con tecnología led y reducción total de toda emisión contaminante. Al mismo tiempo, hemos optimizado la estructura ya existente adoptando todas las medidas necesarias para asegurar el menor impacto medioambiental.